Martes 08 de diciembre del 2015 5623 Vistas

El día que John Lennon le cantó a Paul después de muerto (VIDEO)

La amistad entre John Lennon y Paul McCartney fue trascendental en todo sentido. Esta anécdota nos habla de esa conexión tan especial que tuvieron.

A pesar de la desintegración de The Beatles, la amistan entre John y Paul pudo superar grandes desacuerdos. (Foto:Difusión)

Síguenos en Facebook



Un día como hoy hace 35 años, el mundo era testigo de la partida de uno de los músicos más trascendentales de la historia del rock, John Winston Lennon, un pequeño rebelde que encontró en la música la manera de sacar toda ese universo que llevaba dentro, a pesar de que su famosa tía Mimi le dijera una y otra vez: “La guitarra está muy bien, John, pero nunca podrás hacer una vida con ella”. Incendió al mundo con The Beatles y lo apaciguó como solista, hasta que alguien, que nadie entiende por qué, nos arrebató su cuerpo pero no su espíritu.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Paul McCartney recuerda susto tras el asesinato de John Lennon

John Lennon dijo una vez, “En mi vida solo he tenido dos amigos, Yoko y Paul”, y esa relación, con ambos, fue más allá de la muerte. Un relato contado por el Carl Perkins, nos muestra una escena sucedida meses después de la muerte de Lennon, y en la que los amigos, hermanos y compinches se conectaron a pesar de que la vida – o la muerte – los distanciara.

John le canta a Paul con la voz de otro

Habían pasado meses tras el asesinato de John. A mediados de 1981, Paul McCartney grababa el Tug of War, y la estrella del rockabilly, Carl Perkins, colaboraba en el tema Get it. A manera de retribución, Paul le haría el dueto en el tema My Old Friend, compuesto por Perkins. Lo que no sabía McCartney, era que ese tema le removería el alma con unas simples frases, cuando Perkins se la mostrara por primera vez.

Carl, Paul, George y Ringo, llevaban una semana grabando el Tug of War en los estudios de George Martin en Montserrat. Una noche antes de partir, Carl no podía dormir, y una canción llenaba su mente, fue tan fuerte que tuvo que levantarse a la mitad de la noche y escribirla, algo poco inusual en él. Por la mañana, Carl cantó la canción para Paul diciéndole que se la obsequiaba como agradecimiento por haber sido su huésped durante toda esa semana.

Estaban sentados juntos en el estudio, cuando Perkins comenzó la canción con su guitarra. Cuando a la mitad, Carl cantó: “If we never meet again this side of life in a little while, over yonder, where there’s peace and quiet, my old friend, wont you think about me every now and then?”. Una corriente congelante recorrió cada nervio en el cuerpo de McCartney, y sentía que su garganta se hinchaba y sus ojos no pudieron hacer más que dejar correr las lágrimas, se levantó y dejó el estudio. Carl sin saber qué es lo que sucedía dejó de tocar, enseguida Linda McCartney lo abrazó y le dio las gracias por haber ayudado a Paul a conectarse con John después de su muerte. Perkins no entendía absolutamente nada de lo que estaba pasando.

Linda, con los ojos también llorosos le preguntó a Carl: – ¿Cómo pudiste saberlo? – ¿Cómo pude saber qué? – respondió un Perkins desconcertado. – ¿Cómo pudiste saberlo? – repitió asombrada Linda – Solo habían 2 personas ahí.

Aun sin entender, Linda le explicó que un mes antes del asesinato, ella y Paul visitaron a los Lennon en el Dakota, NY. Esa sería la última vez que verían a John. Una tarde, John y Paul estaban caminando juntos en las afueras del edificio cuando John le dijo a Paul, su amigo de toda la vida: “My old friend, wont you think about me every now and then?” (¿No pensarás en mí alguna vez, mi viejo amigo?), justo lo mismo que decía la letra escrita por Perkins. Carl Perkins concluyó que la canción, más que de él, era definitivamente un regalo de John para Paul. Este es el tema:

“Todo va a estar bien al final. Si no está bien, no es el fin.” (John Lennon)

Escrito por Daniel León M.

info@ovejanegra.com.pe